¿Qué es una sucesión ilíquida?

Sucesión ilíquida es aquel patrimonio conformado con los bienes, rentas y deudas que deja una persona natural cuando fallece, y hasta que se adjudiquen a sus herederos o legatarios, mediante la ejecutoria de una sentencia de sucesión, o la protocolización de la liquidación de la herencia realizada en una notaría.

Se mantienen las obligaciones tributarias que tenía la persona fallecida, hasta que los bienes sean efectivamente adjudicados a sus herede ros, y estos los incluyan dentro de sus propios patrimonios, lo que ocurre por la liquidación de la sucesión mediante escritura pública si se tramitó ante notario, o con la ejecutoria de la sentencia si el trámite sucesoral se adelantó ante la jurisdicción ordinaria.

La declaración de la sucesión ilíquida debe presentarla el albacea, o en caso de no tenerlo la sucesión, podrá ser presentada la declaración de renta y complementarios por uno de los herederos que tenga la administración de los bienes y a falta de albacea o herederos, el curador de la herencia yacente.

Cuando un contribuyente fallece, es suficiente presentar la declaración de renta por la sucesión ilíquida por dicho año. En caso de haber estado obligado a declarar durante períodos anteriores, sin haber cumplido el deber de declarar, corresponde a los herederos cumplir dicho deber en nombre y bajo el NIT del causante. La administración exige, para la actualización del RUT del heredero que va a cumplir el deber de declarar, el poder de la totalidad de los herederos, exigencia que supera las atribuciones de la administración.

¿Tienes alguna duda? Déjanos tus datos en los comentarios para ayudarte 👇👇

Fuente: legis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *